CÓMO APRENDER A RECIBIR EN VEZ DE CONSEGUIR